Vinos de Pago

El REGLAMENTO (CE) Nº 607/2009 DE LA COMISIÓN de 14 de julio de 2009 por el que se establecen determinadas disposiciones de aplicación del Reglamento (CE) nº 479/2008 del Consejo en lo que atañe a las denominaciones de origen e indicaciones geográficas protegidas, a los términos tradicionales, al etiquetado y a la presentación de determinados productos vitivinícolas, reconoce el término tradicional “Vino de Pago”, con un nivel de protección de Denominación de Origen Protegida, con la siguiente definición:

Designa el paraje o sitio rural con características edáficas y de microclima propias que lo diferencian y distinguen de otros de su entorno, conocido con un nombre vinculado de forma tradicional y notoria al cultivo de los viñedos de los que se obtienen vinos con rasgos y cualidades singulares y cuya extensión máxima será limitada reglamentariamente por la Administración competente, de acuerdo con las características propias de cada comunidad autónoma. La extensión del «pago» no podrá ser igual ni superior a la de ninguno de los términos municipales en cuyo territorio o territorios, si fueren más de uno, se ubique. Se entiende que existe vinculación notoria con el cultivo de los viñedos cuando el nombre del pago venga siendo utilizado de forma habitual en el mercado para identificar los vinos obtenidos en aquél durante un período mínimo de cinco años. Toda la uva que se destine al vino de pago deberá proceder de viñedos ubicados en el pago determinado y el vino deberá elaborarse, almacenarse y, en su caso, criarse de forma separada de otros vinos.

 En Navarra están reconocidas en este nivel de protección 3 Denominaciones de Origen Protegidas:

  •  Pago de Arínzano
  •  Pago de Otazu
  •  Prado de Irache

Dos Denominaciones se encuentran bajo la protección nacional transistoria, tras cursar la Solicitud de Registro a la Comisión Europea en 2014:

  •  Finca Bolandín
  •  Larrainzar

ImprimirEmail